jueves, 12 de septiembre de 2013

Gira, el mundo gira


El 12 de septiembre tiene algo del día D+1, el día siguiente. 

Se conmemoraba ayer el aniversario del golpe de estado en Chile que abatió a Salvador Allende; del ataque a las torres gemelas de Nueva York que cambió la manera de mirar el mundo desde el centro del imperio y también desde la periferia. 

Se celebraba también la Diada catalana, en un momento de profunda crisis económica allí como en todas partes, sublimada en Cataluña por un afán indepentista, en la confianza de que gestionar sus propios recursos les hará más libres y, de paso, más felices.

Los periódicos rezuman hoy el jugo de esas fechas al que esta mañana viene a unirse la aparición en cuerpo real de la alcaldesa de Madrid, en su primera intervención tras la debacle olímpica. 

Todos ellos son hechos relevantes en un año plagado de hechos significados de los que se seguirá hablando cuando pase el tiempo. 

Y en esas estábamos cuando un breve despacha la noticia de que ha muerto Jimmy Fontana. ¿Quién es Jimmy Fontana?, se preguntarán los más jóvenes. Difícil respuesta. 

Jimmny Fontana es uno de los cantantes que puso música a la generación ye-yé (mi amiga Nines me ha recordado esta definición hace unos días. "Nosotras éramos yeyés, ¿te acuerdas?", me dijo). Sí, a aquella generación que descubríamos el mundo en los años 60, que leíamos con fruición la revista francesa "Salut les copains", que nos dividíamos entre los Beatles y los Rolling, que corríamos delante de los grises, que nos espantábamos con Vietnam, que escondíamos el libro rojo de Mao y leíamos a los escritores latinoamericanos, que envidiábamos a los estudiantes franceses, que empezábamos a ser conscientes de la diferencia política española, que nos enfrentábamos a nuestros padres...

Aquella generación tuvo en Jimmy Fontana uno de sus animadores musicales. Il mondo fue una especie de melodía de enganche. No, esta noche, mi amor, no he pensado en tí. He abierto mis ojos para mirar alrededor y el mundo giraba como siempre.

Es verdad, 40 años después de la muerte de Allende, 12 después de la caída de las torres gemelas, al día siguiente de la Diada, diga lo que diga el Comité Olímpico, el mundo gira como siempre...


No, esta noche, mi amor
no he pensado en ti
he abierto mis ojos
para mirar alrededor de mí
Y alrededor de mí
el mundo giraba como siempre.

Gira, el mundo gira
en el espacio sin fin
con los amores recién nacidos
con los amores ya acabados
con la alegría y con el dolor
de la gente como yo.

Mundo
sólo ahora yo te miro
en tu silencio yo me pierdo
Y soy nada a tu lado.

El mundo
no se ha parado ni un momento
la noche siempre sigue el día
y el día llegará.

Gira, el mundo gira
en el espacio sin fin
con los amores recién nacidos
con los amores ya acabados
con la alegría y con el dolor
de la gente como yo.

Mundo
sólo ahora yo te miro
en tu silencio yo me pierdo
y soy nada a tu lado.

El mundo
no se ha parado ni un momento
la noche siempre sigue el día
y el día llegará.

Oh, el mundo...

El mundo
no se ha parado ni un momento
la noche siempre sigue el día
y el día llegará

Esta noche, amor, no he pensado en ti
Esta noche, amor, no he pensado en ti
Esta noche, amor, no he pensado en ti
Pensado en ti.

8 comentarios:

  1. Pues si, éramos chicos Ye-yé.
    Éramos jóvenes, éramos tan jóvenes.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Éramos chicos ye-yé pero somos jóvenes, no tanto pero jóvenes.

      Eliminar
  2. Anda que no he cantado la canción "el mundo" haciendo dúo con mi hermano allá por los años 60, era casi una nana.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú, tu hermano y medio millón más, o así.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué post más requetequetequetebonito, relacionado y bien hilado.

    Pues claro que todo sigue girando. Faltaría más. Y lo malo dará paso a lo bueno de nuevo, y luego otra vez lo malo, y luego lo bueno...sin fin!!!

    Besazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Tita, qué gusto siempre cuando apareces por aquí.

      Eliminar
  4. Gira el mundo, y felices de poder contarlo y escucharlo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, esperando ver y aprender cosas nuevas que nos hagan mejores.

      Eliminar

Lo que tú digas