lunes, 5 de septiembre de 2011

Una dosis de islandés


Quien responde al raro nombre de Geir H. Haarde –raro para español- era primer ministro de Islandia en 2008 cuando el país entró en quiebra.  
Islandia tiene una población de poco más de 330.000 habitantes y un PIB de 38.000 dólares por habitante (frente a los 29.500 de España).
Pues ese puñado de islandeses, el equivalente al censo de una ciudad media española como Alicante, Córdoba, Valladolid o Bilbao, ha llevado a su primer ministro a los tribunales para que responda de su responsabilidad en el crack.
Sospecho que saldrá indemne del trance pero me gustaría que la iniciativa fuera contagiosa. Que fuéramos capaces de algo parecido respecto a quienes se dedican a gastar sin justificación con cargo a los presupuestos públicos.
Así, a bote pronto, se me ocurre llamar a declarar a los responsables del aeropuerto de Castellón que ni está en funcionamiento ni se espera que lo esté, o el de Ciudad Real. O a los responsables de esos monumentos a la incuria que han florecido como margaritas en el campo.
Geir H. Haarde. Lo que yo daría por una dosis de islandés.   

7 comentarios:

  1. Pos yes, que aqui se juzga rapido por negligencia cualquier otra cosa, pero a los politicos nunca se les lleva a los tribunales.

    Sera que los tienen en nomina...

    ResponderEliminar
  2. Tita, nena, cuánto tiempo sin verte.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. ¿un islandés no es un café bien cargadito de whishy, con helado de vainilla y raspaduras de chocolate? Dí que sí y nos tomamos unos cuantos mientras esperamos que aquí pase algo así.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Eso, Pilar, lo vamos pidiendo. A la espera de que pase algo...bueno

    ResponderEliminar
  5. Sin verme...pero presente!

    Que tenia problemas para comentar

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Allí ni siquiera es necesario llevarlos a los tribunales, con negarles el saludo será suficiente para condenarlos al ostracismo más severo.

    ResponderEliminar

Lo que tú digas