lunes, 19 de noviembre de 2012

Píldoras de filosofía

 
 El mundo está lleno de gente aguda, dispuesta a regalar su inventiva y su ingenio de manera generosa. Basta con salir a la calle y mirar. Yo, además, lo fotografío y, de vez en cuando, lo traigo aquí para compartir con los amigos.

Frecuentemente, son fogonazos de inspiración, píldoras de filosofía para andar por casa o para ir un poco más lejos. En otras ocasiones, indican nuevas formas de organización. También son maneras de expresar la opinión individual o colectiva. 

Madrid ofrece dosis abundantes de este recetario. He aquí algunas.

Me gusta particularmente el mensaje que abre este comentario por lo que tiene de realismo: La evolución es anticonstitucional. 
 
Realista como pocos la secuencia de imágenes capturada en la iglesia de San Cayetano, en la calle de Embajadores, donde se advierte que el cambio de costumbres y la especialización llega también a los menesteres eclesiales. Me pregunto, si alguien precisara acogerse a sagrado ¿a qué hora habría de acudir?
También realistas los mensajes hallados en el campo de la Cebada, lugar okupado por grupos sociales de diversa índole. Cantamañanas, reza la pancarta de la actividad preparada para los más pequeños en la matinal de un domingo cualquiera. Más complicado me resultó descubrir el mensaje del improvisado sanitario.
Sol
Opi
Sno
Ca
C
A
En esta plaza no hay bancos para poner el culo, advierte el mensaje captado en la Plaza de Benavente. Hablando de bancos, conviene distinguir.
Hay mensajes incuestionables. Sin clientes no hay prostitución. Discusión zanjada.
Pero también los hay que se prestan a la disquisición. Votar es morir un poco. Ay.
Los hay que distribuyen su mensaje. Primera parte introductoria: Explotadores cabrones.
Segunda parte y conclusión: Nos hemos quedado con vuestra cara y podéis iros preparando. Os vamos a hacer la vida imposible.
Próximo al lugar, la calle Lavapiés, el autor -¿quizá la misma mano?- encontró la vena lírica. Camina, pero...no te olvides de mirarar (sic) las flores.
En la misma calle, otra dosis de lirismo cuestiona al viandante. ¿Qué has hecho hoy de bueno para cambiar el mundo?
Sin abandonar el lugar, una interpelación metafísica. ¿Existe la vida antes/después de esta muerte?
A caballo entre la filosofía y la vida práctica, un propósito loable: A Dios pongo por testigo que no pagaré 5 pavos por una caña. En la zona de La Latina.
Los hay que van con la filosofía a cuestas. Ante el terrorismo financiero expropiación bancaria, reclamaba el manifestante del Paseo del Prado la semana pasada. Esa manifestación en la que el centro de Madrid estaba petado. Cuatro gatos, 35.000 según la delegada del Gobierno, que anda trasteando con la aritmética, la pobre.
Cuatro gatos y, al menos, un perro. No es mi crisis, es tu estafa, sostenía el chucho.
En fin, tratándose de Madrid, concluiré con una amable invitación a su alcaldesa: Ana go home. La pobre.

12 comentarios:

  1. Es necesario que existan crisis, guerras, dictaduras o cabreos, para que la gente exprese su cabreo la mayor parte de las veces de forma inteligente y lo plasme en las paredes como gesto de rebeldía, cuando todo va bien, esa inventiva deja de producirse y lo que se ve es marginalidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ingenio es una de las cualidades que ha caracterizado a los españoles de siempre. Parecía adormilado cuando nos creíamos ricos y la crisis ha vuelto a agudizarlo, me parece a mí.
      Hay algunas pintadas sencillamente geniales.

      Eliminar
  2. ¡Tenías que haber visto lo que me decían mis alumnos en los exámenes!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haz memoria y nos lo cuentas. Seguro que nos divertimos.

      Eliminar
  3. ¿Ana go home? mejor un poco más lejos!!!!

    Gran recopilación ¡gracias!

    ResponderEliminar
  4. Si calladitos no nos pillarán ¿eh?

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Siempre me sorprende que la misma pintada a unos les parezca una generosa genialidad y a otros una falta de respeto hacia lo público, ¿será un síntoma más? . De todas formas, lo que está claro es que sin ellas nos habríamos perdido en muchos casos la reflexión.

    Gracias por la selección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien es muy sensible con las expresiones ajenas porque considera que sólo "ellos" están capacitados para hablar.
      Tienes razón, las pintadas que nos hacen reflexionar.

      Eliminar
  6. Me gusta coincidir en imagenes. Hoy he puesto en Facebook un comentario sobre el cartel de la caña y el juramento de no pagar los 3 pavos. Genial. Digna de encomio. Esto se llama poligénesis. La tuya es imagen, la mía palabra. Se complementan.Allí como Pedro Crespo Refoyo.

    ResponderEliminar

Lo que tú digas