jueves, 31 de enero de 2013

Que se vea

En las sociedades de substrato católico es habitual que florezca la corrupción. Cualquiera, incluso don Juan Tenorio, sabe que si se peca, un punto de contrición / da a un alma la salvación / y ese punto aún te la dan.

De frente y por derecho, que da lo mismo si eres honrado que ladrón si conoces la hora de pasar por el confesionario. Tus pecados te son perdonados, dos padrenuestros y un credo, y a nadie se le ocurre pedir el resarcimiento del daño. ¿Para qué? La confesión es un acto privado.

Con ese substrato, se entiende mejor lo que nos acontece desde tiempo inmemorial. Uno puede ser ladrón, estafador, especulador, estraperlista – de hecho, muchas de las grandes fortunas españolas actuales tienen su origen en alguna de esas fuentes – pero a partir de un determinado nivel, el origen queda embellecido mediante donaciones culturales o religiosas. Y aquí no ha pasado nada.

Ahora bien, basta que alguien se exceda mínimamente en sus gastos sin tener el contravalor en su poder para que pueda ir a la cárcel. Por mínima que sea la cifra y por notorias que sean las necesidades. Ahí está para demostrarlo el caso de la madre que se encontró una tarjeta de crédito y la utilizó para comprar pañales y comida para sus hijas, por valor de 193 euros, amenazada de ir a la cárcel. Eso para por no confesarse a tiempo. Peor aún, eso pasa por gastarte 193 euros en vez de 193.000.

El País sale hoy con una información escandalosa. Las cuentas de la vieja del los ex tesoreros del PP entre los años 1990 y 2009. Como diría el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, aquí no se salva ni el Tato. Incluso si el Tato es él mismo. 

Por supuesto, cabe la posibilidad de que la información no sea fiable y dada la deriva reciente del periódico cabe esperar cualquier cosa. En cuyo caso, el PP debería presentar denuncia contra los ex tesoreros y contra el periódico antes de comer y alguien de la Federación de Asociaciones de la Prensa tendrá que dar alguna explicación. Comoquiera que sea, ahora mismo deberían estar publicando en masa las declaraciones de la renta de cada uno de los aludidos en los ejercicios correspondientes. Aunque haya prescrito el delito tributario, la sospecha no prescribe. Otro tanto cabe decir de los supuestos donantes de dinero. Que expliquen el por qué de esos regalos y que esperaban a cambio. Eso, o que denuncien en comisaría las acusaciones.

Pero si la información es buena, si realmente los aludidos en la información, la plana mayor del PP, incluido el presidente del gobierno y la secretaria general, han estado cobrando en dinero negro, deberían presentar la dimisión y convocar elecciones inmediatamente. Y los partidos de la oposición deberían presentar una moción de censura. Que se perdería, naturalmente, dada la mayoría absoluta del PP, pero que demostraría el propósito de hacer borrón y cuenta nueva.

Los ciudadanos necesitan creer que hay alguien honesto. Que se vea.

14 comentarios:

  1. Es lo que tiene el dinero negro, que no se puede probar su existencia.
    Los donantes lo negarán y los donados también.
    Es algo más que sospecha lo que me sugiere esta noticia. (No voy a decir certeza porque no lo he visto).
    Un besino.

    ResponderEliminar
  2. Hasta que encuentren a una ex-esposa cabreada y raje (ojalá alguien la encuentre y le ponga un buen guardaespaldas, por la cuenta que nos trae).

    Anita tu fan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También valdría algún empleado con agravios salariales. Porque limpiar desde dentro por convicción parece más bien una historia fantástica.

      Eliminar
  3. El torrente de malas noticias sobre la escasa moral ciudadana acaban por aburrir y hastiar. Choca -es un decir- el silencio de la Conferencia Episcopal, tan diligente cuando se trata asuntos de faldas.

    ResponderEliminar
  4. Valdomicer, no se puede probar la existencia del dinero negro, pero si sabemos donde esta. En un kiosko, en la fruteria, en el supermercado, en la tienda de ropa, en la papeleria, en el bar, en la discoteca, en el restaurante.......
    Aqui en Salamanca, un día pedí el tiket de unas copas en un PUB frecuentado por gente pija, y gente que viene de Madrid y no me lo dieron, al insistir me invitaron a una copa para callarme la boca..... en eso consiste la cosa. No solo la construcción ha tenido dinero B. Un muac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que la moral social es muy laxa, pero quien se lo lleva crudo en cantidades suficientes para hundir un país no es la pequeña y mediana empresa.
      Bienvenida a tu casa. Saludos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. No lo digo por desalentarte pero no tiene pinta, nena.

      Eliminar
  6. Ver? No cuentes con ello.

    La podedumbre es tal que ya cuesta incluso respirar, pero después de lo ayer en las Cortes, ¿qué esperar?

    Que mal rollito, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha podredumbre pero salen con unas ínfulas como que los ofendidos fueran ellos. Hay que cambiarles el discurso.

      Eliminar
  7. Creo que si hay gente honesta y honrada pero no están en este mundo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo están anegando todo. Va a ser complicado hacer una limpieza general.

      Eliminar
  8. Y lo siguen negando...este es el país del yo no fui...besoooss

    ResponderEliminar

Lo que tú digas