martes, 2 de octubre de 2012

Ellas también participaron



El museo naval ocupa un edificio señorial en una zona abundante en construcciones de este tipo: en el inicio del Paseo del Prado, flanqueado por el Palacio de Comunicaciones –hoy ayuntamiento- y la Bolsa. Custodia en su interior una porción notable de la historia española que, no lo olvidemos, tuvo otrora una gran pujanza en el ámbito naval.

Quizá por la sobreabundancia de oferta cultural de su entorno, no es éste el más conocido de los museos madrileños, a pesar de que acceso es gratuito. La distribución de las salas y el conjunto de la exposición destila un cierto aroma decimonónico lo que no merma el interés de lo expuesto. 

En mayo pasado, el museo naval inauguró una curiosa –por infrecuente- exposición sobre la presencia y participación de las “mujeres en la conquista y colonización de América”. Prevista su clausura el 30 de septiembre, ha sido prorrogada hasta el 30 de diciembre. La muestra es algo escueta pero interesante y, sin duda, bienintencionada pero ya desde el título se advierte que está pensada desde la óptica masculina.  No son “ellas” las protagonistas, son “ellos” los que no fueron solos.

El “discurso museográfico recupera investigaciones recientes avaladas por documentación procedente del Archivo de Indias, de los archivos de Protocolos de Madrid y Sevilla y de la Real Academia de la Historia”, se indica en la presentación de la muestra. Es decir, los datos han estado siempre ahí, pero siempre se pasaron por alto, puesto que de mujeres se trataba.

Y los datos indican, en primer lugar, que la intervención de la reina Isabel fue crucial para derribar el escepticismo de la Corte al viaje de Colón pero también que 30 españolas acompañaron a Colón en su tercer viaje; que de los 45.327 viajeros a América en el siglo XVI, registrados en los archivos, 10.118 son mujeres.

Y, ya puestos en plan épico, los mismos archivos recuerdan que Mencía Calderón, al frente de 50 mujeres, atravesó 1.600 kilómetros de selva en una expedición de más de seis años; que Isabel Barreto, primera y única almirante de la Armada, lideró en 1595 una expedición por el Pacífico en la navegación más larga por ese océano hasta entonces; que María Escobar introdujo el trigo en América; que María de Toledo fue virreina de las Indias Occidentales; que María de Estrada participó en la expedición de Hernán Cortés en México y sobrevivió a la Noche Triste; que Inés Suárez acompañó a Pedro de Valdivia en la conquista de Chile, cruzó el desierto de Atacama y participó en la defensa de Santiago; que Catalina de Erauso abandonó el convento en España para viajar al Nuevo Mundo y combatir como soldado de infantería en los reinos de Perú y Chile; que Beatriz de la Cueva fue gobernadora de Guatemala y la primera gobernadora de los virreinatos; que Beatriz Bermúdez de Velasco participó en uno de los combates para conquistar Tenochtitlán obligando, espada en mano, a volver a la batalla a los españoles que se rendían; que Mencía Ortiz creó una compañía para el transporte de mercancías a Indias. Y así sucesivamente.

Ninguno de estos hechos aparece en los libros de historia que estudiarán los jóvenes de ésta generación ni, probablemente, de las generaciones venideras. Ninguno de estos hechos fue cantado por los poetas del Siglo de Oro ni por los cantautores modernos. Entre otras cosas, porque no sólo es que “ellos no fueran solos”, como ya suponíamos, es que “ellas también participaron en la colonización”. Que, aunque lo parezca, no es lo mismo.

6 comentarios:

  1. También hay que contar con figuras muy importantes de aquel lado, como "La Malinche" o Isabel de Moctezuma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También, pero la exposición trata de "las" que fueron allí

      Eliminar
  2. Que fácil somos de borrar ¿verdad?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni siquiera es preciso. Somos totalmente transparentes.

      Eliminar
  3. Pues no, no es lo mismo una cosa que otra. Que a barrer el barco no parece que fueron...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor/peor hasta barrieron pero hicieron otras cosas al mismo nivel que los hicieron los hombres. Pero no se habla de ellas más que de forma subordinada

      Eliminar

Lo que tú digas