domingo, 15 de noviembre de 2015

París y Palestina: todas las rejas son iguales

Cada vez que se produce un atentado con víctimas occidentales nos estremecemos como si nos hubieran herido a cada uno de nosotros. No importa que a diario se produzcan atentados mortales en otras partes del mundo, incluso geográficamente próximas; lo que nos aturde es la proximidad étnica: el color, la cultura, la religión, el europeismo.
Los informativos proporcionan a diario imágenes cruentas de Gaza, de Beirut, de Damasco. Atentados provocados por los mismos grupos o primos hermanos de quienes han atentado el viernes en París. Cientos, miles de muertos, que apenas nos conmueven.
En cambio, desde la noche del viernes estamos estremecidos por lo ocurrido en París. Nos sentimos impelidos a expresar nuestra repulsa, nuestro dolor, nuestra protesta.
Las televisiones generalistas, que en la noche del viernes no interrumpieron sus emisiones, han enviado a París a sus rostros más conocidos que conexión tras conexión nos muestran los menudillos del drama: rastros de sangre, retirada de los heridos, altares improvisados. Hasta el momento, nadie se ha parado a analizar y explicar a la audiencia de dónde surgen estos grupos extremistas, quién los financia, quién los arma, quién los protege, quién los alienta. Vivimos el periodismo/espectáculo, no el periodismo/información.
También los ciudadanos de a pie nos dejamos llevar por la ola de sentimiento que nos invade. El sábado, el Ayuntamiento de Madrid convocó un minuto de silencio en la puerta de Cibeles. El domingo ha secundado la convocatoria realizada por la Federación de Municipios y Provincias de cinco minutos de silencio. La alcaldesa Manuela Carmena reitera sus expresiones de repulsa; los concejales buscan un hueco entre los medios.
No lejos de Cibeles, en la calle Salustiano Olózaga donde se levanta la Embajada de Francia, se amontonan los ramos de flores, las velas, los mensajes. El redactor de Telemadrid intenta infructuosamente obtener declaraciones de las personas que se han acercado a la sede diplomática. Hay emoción contenida en el silencio.
Algunos vienen con cámaras y hacen fotos, otros usan los móviles. Utilizo el mío para capturar algunas imágenes. Las velas, los mensajes... Me llama la atención una flor depositada en la verja de acceso al jardín de la Embajada. Enfoco la imagen y siento un escalofrío. La verja me recuerda a la de otra foto tomada el 21 de julio de 2008 en el campo de refugiados de Qalandia, próximo a Ramallah, en tierra palestina.
Hay algo simbólico y aleccionador en esas fotos del niño condenado al extrañamiento y al olvido y la flor en memoria de los víctimas. Es verdad, todas las rejas se parecen pero también lo es que Oriente Medio es un polvorín cuya dinamita ocasionalmente explota lejos de donde se elabora. 
El colega se extraña de que recuerde con tanta viveza la foto tomada hace siete años. Pienso mucho en los pobres palestinos, abandonados a su suerte, le digo. En realidad, raro es el día que no recuerdo a aquellos niños, sonrientes, juguetones como todos los niños. Cada vez que se produce un atentado me pregunto qué ocurriría si alguna vez llegara la paz en Oriente Medio. También me pregunto qué será de los niños palestinos que me miraban con extrañeza preguntándose, acaso, qué hacía yo allí.  

2 comentarios:

  1. Occidente solo sabe mirarse el ombligo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Creo que el miedo es lo que nos hace sentirlo tan dentro, creo.

    ResponderEliminar

Lo que tú digas